LA FALSA OPOSICIÓN INTER-REGIONALISMO vs. BILATERALISMO ENTRE LA UE Y LATINOAMÉRICA

Por Anna Ayuso

Con motivo de las negociaciones de los acuerdos de la Unión Europea con Centroamérica, Perú y Colombia, así como el anuncio de la re-apertura de las negociaciones con MERCOSUR durante la presidencia española, se ha acentuado un debate de larga data que opone inter-regionalismo a bi-lateralismo como opciones excluyentes. Quienes argumentan tal dicotomía no siempre defienden la misma opción, pero coinciden en considerarlas antagónicas. Para los defensores del inter-regionalismo la decisión de negociar o incluso dialogar bilateralmente supone una incoherencia que atenta contra el enfoque tradicional y dinamita los esfuerzos empleados en fortalecer los procesos de integración latinoamericanos.

Entre los que defienden el bilateralismo como vía alternativa se encuentra, por una parte, a los defraudados; éstos entienden que la vía regionalista ha fracasado por falta de avances en la integración latinoamericana hacia una fase de mayor supranacionalidad. Otro sector entiende que, al margen de avances o retrocesos en la integración latinoamericana, el bilateralismo responde mejor a los intereses europeos, concentrados en aquellas economías más prósperas que ofrecen oportunidades de negocio.

Todas estas visiones son argumentables y tienen base empírica, pero reducir las relaciones UE-ALC a una formula única es un empeño abocado al fracaso. Buscar alternativas opuestas ante situaciones de alta complejidad suele llevar a la parálisis. La construcción europea es un fenómeno histórico y político en evolución imposible de ser trasladado a otras latitudes. Buena parte de los desencantos con la integración latinoamericana vienen del vano intento de buscar un espejo en la región y trasladar un modelo que se pretende difundir. Esa es una vía efectivamente fallida, pero de ahí a sentenciar que la integración latinoamericana esta enterrada va un gran trecho.

El estancamiento de algunos procesos subregionales como MERCOSUR y la crisis evidente de una Comunidad Andina dividida, no deben impedir ver que otros procesos de corte regionalista se están abriendo o consolidando. Por incomoda que fuese la advertencia de los mandatarios de UNASUR en disconformidad con la invitación al presidente hondureño a la Cumbre de Madrid, ésta puso de manifiesto la conformación un nuevo bloque, que extiende su influencia a temas como la Seguridad, la estabilidad financiera, las infraestructuras y los intercambios comerciales y financieros. Ignorar estos desarrollos y optar por una relación bilateral seria tan autista como lo fue tratar de impulsar desde fuera un modelo jurídico institucional a base de condicionalidades y subvenciones.

Europa no puede pretender determinar la estrategia de integración regional latinoamericana, pero debe estar atenta a los cambios si quiere frenar la tendencia a la devaluación de su papel internacional. Los diálogos estratégicos con México, Brasil, Chile o Argentina no sustituyen, sino que complementan, al igual que los diálogos sectoriales, unas relaciones bi-regionales que no son estrictamente intergubernamentales. Las relaciones eurolatinoamericanas no se limitan a relaciones institucionales de bloque a bloque o de gobierno a gobierno; son una red de interrelaciones entre un sinnúmero de actores quienes dan contenido real a una relación multinivel que va adquiriendo densidad bajo las grandes declaraciones.

Anna Ayuso es investigadora principal de CIDOB, Centro de Estudios y documentación Internacionales de Barcelona.

2 comentarios to “LA FALSA OPOSICIÓN INTER-REGIONALISMO vs. BILATERALISMO ENTRE LA UE Y LATINOAMÉRICA”

  1. Carlos Murillo Zamora Says:

    El escenario mundial de inicios del siglo XXI se define entre lo local y lo global, que a manera de las fuerzas centrífuga y centrípeta, condiciona la posición de los actores (domésticos, transnacionales e internacionales). Las cumbres y los encuentros interregionales (quizás cuya mejor expresión es la relación UE-ALC) no escapan a esta situación. A ello se agregan las distintas manifestaciones de la diplomacia (públic la, virtual, tradicional). Por tanto, los encuentros e mandatarios y mandatarias hay que contextualizarlos para comprender los resultados. Los y las ypresidentas manejan múltiples agendas (doméstica, estatal, subregional, regional, internacional y global, además de sus expresiones temáticas en cada ámbito de acción), por lo que procuran obtener resultados en cada uno de esos aspectos.
    Por otra parte, no es posible comprender los procesos de integración regional fuera de su contexto. América Latina está lejos de constituir una unidad o al menos un espacio de diálogo; no hay identidad latinoamericana; lo que hay son países actuando -la mayor parte del tiempo- por separado y algunas expectativas de bloques subregionales (UNASUR, CAN, Centroamérica, Caribe). Entonces, no ALC no es un interlocutor. Por el contrario, la UE muestra mayor unidad, aunque persisten las acciones de los actores estatales en las cumbres. Por eso hablar de interregionalismo es referirse a una aspiración, que funciona en algunos momentos; pero desfallece ante los temas complejos.
    En ese sentido coincido con la conclusión de Anna Ayuso sobre que “unas relaciones bi-regionales que no son estrictamente inter-gubernamentales”, hasta que no se comprenda esto, será difícil consolidar el proceso UE-ALC.

  2. Pedro Luis Pedrosa Rodriguez Says:

    Es interesante la perspectiva que uds, tienen desde alla; y pronto se daraán cuenta desde que pais de la sub-región escribo. En primer lugar considero que es irrelevante plantear un debate inter-regionalismo vs bilateralismo; más alla de las necesidades de ambas regiones que sin duda existen, la verdad es que latino america no tiene musculo como región para negociar con nadie, serán algunos paises consolidados Brasil, Chile, y otros en vías de hacerlo, Colombia y Perú los que podrán acordar algo como en efecto lo hicieron.
    Aqui el elementos desestabilizador, la política exterior de Venezuela disfrazada de integracionista, ha sido sumamente divisionista, dinamitó su foro natural de integración “CAN”, pretende entrar a MERCOSUR, y no lo hace pues Paraguay se lo impide, y propone la creación de UNASUR (recordemos que UNASUR es un invento de Chavez, fundado en la isla de Margarita en el año 2007; y que despues se le hizo incomodo al mismo Chavez), sin embargo ese foro de integración
    , ya ha incurrido en severos errores con menos de 3 años de fundada, entre esos errores el nombramiento de un secretario general bastante gris.
    No tenemos, ni tendremos, al menos en el corto plazo,capacidad de bloque para negociar con nadie, menos aún mientras el comunismo ronde los predios de esta sub regiaon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: