EL DESENCANTO DE ESPAÑA CON AMÉRICA LATINA

Por Carmen de Carlos

Faltan pocos días para que se levante en Madrid el telón de la Cumbre Unión Europea-América Latina y Caribe. En ese escenario, los países iberoamericanos y España interpretarán unos papeles de delicado libreto.

Aún está fresco en la memoria el reciente desplante de Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) que amenazó con un faltazo generalizado si el presidente de Honduras, Porfirio Lobo, acudía a la convocatoria del lunes y martes.

España ha quedado resentida de ese amago de boicot al que el propio Lobo, “por no perjudicar”, según sus palabras, al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, puso punto y final al renunciar a su presencia, aunque estará en primera línea en la cita entre la UE y Centroamérica.

El “golpe bajo”, tal y como lo definió un hombre que siguió los acontecimientos in situ, hizo daño en los órganos sensibles de la Presidencia española que no esperaba que fuera Lula el cabecilla de una rebelión que, a día de hoy, no termina de entender, ni justifica. Lobo no participó en el golpe de junio del 2009, fue elegido democráticamente en las urnas y “ningún país de Unasur nos expresó que fuera un problema insalvable”, insisten en Exteriores.

La mecha que prendió el presidente de Brasil al dar, sin previo aviso, un portazo, con la excusa de que Lobo es el resultado de un proceso golpista, prendió fuego entre los doce países miembros de Unasur a excepción de Perú y Colombia.

Ni siquiera Cristina Fernández, presidente pro témpore de un bloque que tiene protagonismo propio en la cumbre como es Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay más Chile y Bolivia como miembros asociados y Venezuela como “adherido”), fue capaz de poner freno a Lula. Mucho menos de hacer que el ecuatoriano Rafael Correa mantuviera en reserva el ultimátum a España hasta abordar el asunto con Zapatero. Tampoco Chile, representado por Sebastián Piñera, se opuso con determinación a una decisión que, sin espacio para la duda dada la contundencia de Lula, ponía a España entre las cuerdas. En resumen, se plegaron al boicot brasileño.

A toro pasado, parecían tener sentido las palabras interesadas de Marco Aurelio García, asesor y mano derecha de Lula: España no tiene influencia en las relaciones entre las naciones latinoamericanas.

En La nueva imagen de España en América Latina, Javier Noya recoge algunos datos ilustrativos. De los principales Estados del mundo, España es el mejor valorado en la región, el 71% de los latinoamericanos tiene buena opinión del país, el 72 % está orgulloso de su lengua y cultura latina y el 62% cree que las relaciones diplomáticas entre Madrid y su país son buenas.

Rafael Estrella, avezado bloguero y embajador de España en Buenos Aires, donde se celebró la reunión de Unasur, se hace eco de estos datos en un post y añade: “la mayoría de los latinoamericanos considera que, entre los países europeos, España es la potencia que más se preocupa por su bienestar”.

Con estos antecedentes el desencanto de España con buena parte de los países de América Latina, tras la crisis de Unasur, es difícil de ocultar.

Carmen de Carlos es corresponsal del diario ABC en Buenos Aires (Argentina).

5 comentarios to “EL DESENCANTO DE ESPAÑA CON AMÉRICA LATINA”

  1. Armando Cuellar Says:

    España debiera entender que America no es más colonia y que tiene que administar diferencias como lo hace bien con los países europeos o con China.

  2. Manuel Says:

    Así es…si así os parece (que dijo Shakespeare)

  3. Carlos Aguillera Says:

    España debiera desencantarse menos con America y tomar su ejemplo y preocuparse más con sus problemas.
    Y la senñora Carmen debiera ser un poco menos arrogante.

  4. Jorge Elías Says:

    Excelente análisis, resuelto con brillante prosa y exquisito poder de síntesis. Mis más sinceras felicitaciones a la autora.

  5. roca Says:

    Eso tiene una explicacion sensata,no hay que olvidar la poca cultura de Lula,
    ademas politicamente es uno de los fundadores del foro de Sao Paulo, el cual era para reemplazar al totalitarimo marxista leninista de la URSS. Claro en Brasil le estä imposibilitado instalar una dictadura del proletariado al interior, sus ideas se proyectan al exterior, solo hay que leer a Oppenhaimer del Miami Herald : apoyo a regimenes dictadoriales y repudiados por la comunidad internacional tanto en America como en otras partes del mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: