LA CIUDADANÍA MUEVE EUROPA

Por Francisca Sauquillo

La sociedad civil organizada es y debe de ser el motor de la Unión Europea. Históricamente han sido los propios ciudadanos los que con sus votos han impulsado los avances y aceptado la paulatina entrada de los diferentes países a la Unión. Y ahora, más que nunca, tras la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, el Parlamento Europeo asume competencias que respaldan y otorgan poder a esa ciudadanía.

Pero todavía queda mucho camino por recorrer. Los europeos siguen percibiendo con lejanía el funcionamiento real de la UE, y es ahí, donde la sociedad civil organizada tiene un papel fundamental que asumir para acercar el día a día de la población a las distintas instituciones y hacer llegar las políticas comunitarias a la ciudadanía de cada país.

Por eso, las sesiones de reflexión y de información como las Jornadas Cívicas Europeas, que se celebrarán en Málaga en mayo, nos ayudan a avanzar juntos, compartiendo inquietudes y encontrando soluciones. Una reflexión que debe hacerse en un doble frente. En un ejercicio interno, porque estas entidades también tienen que asumir el papel de facilitadoras de la participación y de seguimiento de los distintos compromisos políticos y medidas adoptadas. Y hacia el exterior, porque son ellas las que pueden hacer llegar a su base social el papel protagonista que los ciudadanos tienen, como origen y destinatarios de las distintas decisiones tomadas en las instituciones europeas.

La Presidencia española de la UE tiene ante sí la oportunidad de impulsar los aspectos relacionados con la noción de ciudadanía europea contenidos en el Tratado de Lisboa. Entre otras cosas, a través del mandato para que la Unión Europea suscriba como tal el Convenio Europeo de Derechos Humanos y con la creación de la Iniciativa Ciudadana Europea.

Además de adoptar el reglamento de esta iniciativa legislativa popular antes del 30 de junio y promover la firma del Convenio, la Presidencia española deberá fomentar una legislación que garantice la igualdad plena entre mujeres y hombres, con especial intensidad en la erradicación de cualquier forma de violencia doméstica.

Haciendo referencia al ámbito de actuación del Movimiento por la Paz, deberíamos abogar por estrechar la coordinación entre las diferentes organizaciones de la sociedad civil y las instituciones de la Unión para fomentar los valores de paz, democracia y respeto a los derechos humanos en otras partes del mundo.

Este es el camino de la verdadera ciudadanía activa, presente e involucrada en la toma de decisiones institucionales que antes o después le afectan, y vigilante de las instituciones encargadas de hacer respetar sus derechos y libertades democráticas.

Francisca Sauquillo es presidenta de la organización no gubernamental Movimiento por la Paz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: