¿HABRÁ TOMATE (MARROQUÍ) EN LA PRESIDENCIA ESPAÑOLA DE LA UE?

Por Gonzalo Escribano

Parece que no. La ministra de Agricultura, Elena Espinosa asegura que el acuerdo agrícola entre la UE y Marruecos no se aprobará durante la presidencia española de la UE. Por si acaso, el clamor de los agricultores españoles ha llegado hasta el Comité Económico y Social Europeo. Según los medios, Asaja ha preparado un informe al respecto que será presentado coincidiendo con la cumbre UE-Marruecos del 7 de marzo en Granada (Un informe de la UE alerta del perjuicio para España tras el acuerdo agrícola con Marruecos).

La liberalización del comercio agrícola es un asunto arduo, repleto de cuestiones técnicas y para muchos, aburrido. La literatura económica relacionada es igualmente dura y los resultados y matices de sus modelos poco accesibles a los políticos y a la opinión pública. De hecho, es un tema tan sensible políticamente que probablemente lo que digan los estudios tenga un impacto marginal sobre la toma de decisiones. Sin embargo, puede resultar interesante resumir y clarificar los resultados de algunos de los estudios ya realizados sobre el impacto de la liberalización agrícola euro-mediterránea (para adoptar un sesgo deliberadamente español y académico sólo se comentan trabajos de investigación con participación de investigadores de nuestro país).

Primero: ¿En qué consiste verdaderamente el nuevo Acuerdo? Por parte comunitaria, básicamente en la ampliación de los contingentes arancelarios para seis productos sensibles: tomates, fresas, ajos, clementinas, calabacín y pepinos. A cambio, Marruecos liberaliza su mercado agrícola de manera recíproca, siempre de manera selectiva y asimétrica. Pero el grueso del impacto, al menos en la opinión pública, se centra en el tomate. Actualmente, la UE aplica un contingente de 233.000 toneladas de tomate marroquí a un arancel preferencial. Superada esa cantidad, el arancel se vuelve prohibitivo, pero los productores europeos se quejan de que los exportadores marroquíes no siempre respetan esos contingentes y, rebasándolos, no se aplican los aranceles prohibitivos previstos. Según el nuevo acuerdo, el contingente se ampliará a 254.000 toneladas el primer año tras la entrada en vigor del acuerdo, y a 285.000 a partir del cuarto. Es decir, un aumento del 22% en cuatro años, lo que no parece demasiado espectacular, en particular cuando se compara con las demandas marroquíes.

Marruecos pedía, además de la ampliación de los contingentes arancelarios, la rebaja de los precios de entrada y la remodelación de los calendarios de entrada. Es decir la minoración del completo arsenal proteccionista diseñado para restringir el acceso al mercado comunitario a las exportaciones agrícolas de Marruecos y otros socios mediterráneos. También solicitaba la participación en la Organización Común de Mercado de frutas y hortalizas. De todas las medidas posibles, la ampliación de los contingentes arancelarios es, claramente, la menos liberalizadora. Alvarez-Coque et al. (“F&V Trade Model to Assess Euro-Med Agreements. An Application to the Fresh Tomato Market“) estiman que una ampliación de los contingentes arancelarios del tomate en un 50% supondría un descenso en las ventas de los productores comunitarios de tomate del 0,43%, y un aumento de las ventas de Marruecos del 10,86%. En cambio, la eliminación de los precios de entrada reduciría las ventas comunitarias en un 5,7% y ampliaría las marroquíes en un 174,98%. La arancelización uniforme de los calendarios de entrada tendría un impacto semejante al anterior. Es decir, de todas las medidas, se ha escogido la de menor impacto (lo relevante de las cifras aportadas no es tanto su magnitud como la comparación de los efectos de las distintas medidas).

En todo caso, Lorca et al. han estimado que si la UE liberalizase unilateral y completamente el acceso al mercado agrícola a sus socios mediterráneos, el efecto sobre la economía marroquí sería un aumento del 1,48% del PIB por año y un impacto sobre el empleo cercano a los 90.000 puestos de trabajo (“The Pillars of a Euro-Mediterranean Agricultural Pact“). Ciertamente, las ventas de los productores europeos se resentirían un 11% a lo largo de cinco años. Esta estimación es similar a la suma de los efectos calculados por el equipo de Alvarez-Coque y, aunque importante, no parece inasumible. Aunque los resultados de todo estudio econométrico son discutibles y perfectibles, estas cifras ayudan a poner el problema en perspectiva, pero sólo en parte.

En un análisis más dinámico, y bajo un escenario de integración productiva en el sector agrícola y agro-alimentario euro-mediterráneo, que en parte ya se está produciendo, el futuro está en explotar la complementariedad y no en protegerse de la competencia (Rapport du Femise sur l’impact de la libéralisation agricole dans le contexte du partenariat euro-méditerranéen). España tiene mucho que ofrecer: inversiones, tecnología, saber hacer, materiales, logística, clusters agro-industriales…. Es cierto que la agricultura española, especialmente los exportadores hortofrutícolas, ha sufrido en los últimos años, pero no es sensato culpar al vecino antes de acometer las reformas estructurales internas que se necesitan. No son los exportadores marroquíes los únicos que deprimen los precios de los productos hortofrutícolas españoles. Contribuye en mayor parte a ello la deficiente estructura del sector, caracterizado por la fragmentación en cooperativas y la falta de cooperación entre ellas, que les impide afrontar de forma organizada el poder de mercado de los grandes compradores. Y, por último, no olvidemos a los consumidores europeos, que son los que pagan los elevados precios que los productores, ciertamente, no reciben. ¿Podremos comprar tomates marroquíes a una fracción del precio al que nos los venden ahora? Parece que no.

Gonzalo Escribano es profesor titular de economía aplicada, UNED.

Una respuesta to “¿HABRÁ TOMATE (MARROQUÍ) EN LA PRESIDENCIA ESPAÑOLA DE LA UE?”

  1. Javier Oyarzun Says:

    Es un artículo muy claro y ponderado en su argumentación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: